A.R.

Por pedir mis derechos, levantarme la mano como amenaza. Acabé con ayuda psiquiátrica.

En ésto de los maltratos laborales, por desgracia, tengo un máster, soy cocinera y camarera, la última, es no abonarme nóminas, con un despido improcedente para no abonármelas, ni liquidación, ni nada de nada, con insultos, amenazas ante testigos, todo ya denunciado.
 
Contratarme en una cafetería dos horas, para hacer pinchos y currar 6 o 7 y, por pedir mis derechos, levantarme la mano como amenaza. Acabé con ayuda psiquiátrica.
 
En otra empresa de hostelería, cogí una infección enorme, (foto de portada),en un dedo en pleno verano, en la zona de Fomento, Gijón, aguanté días así, hasta que al final tuve que ir al hospital, donde incluso me intervino un cirujano plástico, pues casi pierdo el dedo, debido a la infección. El premio por parte de la empresa, fue despedirme sin más, por no acudir a mi puesto de trabajo, pues les hacía mucha falta.
 
He llegado a trabajar 13 horas diarias, pero me obligaban a firmar, en el registro horario 4, o a la calle. En la misma empresa, una ayudante de cocina, fortuitamente, me abraso un pie con aceite… El empresario, no me permitió coger la baja, amenazándome con despedirme. Acabé viéndome cocinando con el pie metido en agua y hielo cada 10 minutos.
 
Y esto es así continuamente, se aprovechan de la vulnerabilidad y necesidad de las personas de, como es mi caso, por estar sola y tener que, buscarme la vida para pagarme un techo y sobrevivir. Abusan de tí, te mienten, te amenazan… Y ya estoy harta.
 
Perdona por molestarte y gracias, ahora estoy trabajando y buscando en lo que sea, pero la hostelería, hasta no tener otra alternativa, la pongo a un lado.
 
Sitios donde dejas de ser persona, no contratan personal, estás de machaca para dos o tres funciones distintas, que no tienen que ver con tu categoría, con horarios interminables y sin poder llevar una vida digna y normal.
 
Tener que comprarte tu propio uniforme, hacer medias jornadas de 10 horas, al final, por un sueldo, incluso inferior al de media jornada.
 
Y todo esto, por supuesto, dando las gracias a quienes nos explotan.
A %d blogueros les gusta esto: