Acyc

Huelga Salvaje

Huelga salvaje, es aquella que los trabajadores montan a espaldas de los sindicatos. A partir de ahí, los medios de comunicación y patronales, pueden referirse a ella como salvaje y/o ilegal o violenta, que en ocasiones pueden serlo, pero en su gran mayoría no lo son. Pero tengamos en cuenta el significado más conocido de salvaje, que es aquel animal que se mantiene fiero, que no ha sido domesticado. Por eso, en este sentido, es por lo que, a ese tipo de huelgas, se les denominó así, porque los trabajadores, desconfiados de sindicatos o hartos de ellos y su inacción, llevan a cabo huelgas a sus espaldas, huelgas salvajes, pues se parecen y son, a cómo eran las huelgas en los inicios del movimiento obrero, antes de que estas fuesen reguladas por las leyes, limitadas y, por tanto, intentando domesticar a los trabajadores y sus protestas.

En nuestro país, la Constitución Española pide una ley de huelga, aunque dicha ley nunca llegó, por ello sigue vigente una norma preconstitucional. En ella vienen redactados unos servicios mínimos que son fijados discrecionalmente por la autoridad y, los huelguistas, tienen que cumplirlos, aunque estos puedan verlos abusivos para sus intereses. Siempre se podrá recurrir a la Justicia, pero para cuando ésta pueda darles o no la razón, el daño ya será irreparable. La norma de los servicios mínimos, se dictó para garantizar una “normalidad” en los servicios, justo lo contrario que pretende cualquier huelga convocada.

Estamos de acuerdo en que, incumplir esos servicios mínimos y, dependiendo el sector, es “salvaje”, pero más salvajes aún, son las condiciones laborales y prácticas empresariales que llevan a los trabajadores a convocar una huelga y ninguna administración se ha parado nunca a pensar los porqués.

Por eso, este tipo de huelgas, sirven para visibilizar algo que tanto se nos olvida y que se pierde con tanto dialogo social entre patronales, sindicatos y ministros varios: la propia naturaleza de los conflictos de las relaciones laborales o los intereses contrapuestos entre obreros y patronales.

Los trabajadores, en su día, aceptamos que los sindicatos “domesticaran” las huelgas, llevando a los obreros como rebaños en las manifestaciones, eso surgió dentro de un gran pacto social, casi involuntario… Pero ese pacto entre trabajadores y los sindicatos mayoritarios e históricos en España, se está rompiendo. Se rompe “salvajemente”.

Los trabajadores españoles somos conscientes que CCOO, UGT, CNT, CGT, USO, CSI, SAT… nos han vendido a las patronales y a las empresas, abandonándonos a nuestra suerte. Sólo nos queda una salida y la vamos a aprovechar. No son pocos los compañeros que ya han salido a la calle a protestar y luchar por el pan que quieren robarles.

 
NO SERÁN LOS ÚNICOS, NI LOS ÚLTIMOS. LA HUELGA SALVAJE ES LA SOLUCIÓN.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: