Dostoynyy

Mejor gran trabajador y problemático con la dignidad intacta , que perder la dignidad y mis derechos.

Llevo 7 años en la misma empresa, como repartidor. Empecé con un contrato de 5 horas semanales, cuando la realidad era, que trabajaba más de 20. Actualmente tengo un contrato de 25 horas semanales, más las horas extras que realizo y que, por supuesto, me abonan en B. En negro, un mes normal estoy cobrando unos 100€ aproximadamente. Para mí supone un gran problema, ya que a pesar de que he pedido tener un contrato y seguro por todas las horas que trabajo, la empresa se niega.

Y ese problema, llegó a raíz de un accidente de trabajo con la moto, al tener contrato de 25 horas semanales (lunes y martes libre), al trabajar el miércoles y tener el accidente, me achacaron que les debía horas, resumiendo, me exigían que les tenía que pagar yo por tener el accidente.  Tras mucho discutir y debatir, negándome y hacerles ver que trabajaba muchas más horas de las que marcaba mi contrato, cedieron  y cejaron en su empeño.
 
Actualmente me encuentro de baja por ansiedad. La gerente y el encargado me acusaron de acosar sexualmente a una compañera de trabajo. la cual ha desmentido tal acusación y hemos conseguido demostrar mi inocencia, aún así, el empresario, ahora me acusa de ir a por la empresa y ha dejado de pagarme la baja laboral, teniendo que reclamarlo a la mutua.
 
En su día, había realizado trabajos extraordinarios, fuera de lo que establece mi contrato y funciones, los cuales, me aseguró pagaría en B, por supuesto, ese dinero, no me lo ha abonado y me ha confirmado que no me lo abonará, pues me ha dicho que, estando de baja, le cuesto mucho dinero.
 
En su día, además, le había presentado varias quejas, dado que las condiciones de las motos, cascos o trajes de agua de los repartidores, no estaban en condiciones óptimas para su uso y, sobre todo, los dos primeros, suponían un riesgo, poniendo en peligro la seguridad de los trabajadores, haciendo caso omiso, en todo momento, de mis quejas, dando a entender que, la seguridad, salud y vida de sus empleados, no era para ni mucho menos un tema prioritario para mi jefe.
 
Estas quejas sobre el estado de las motos y materiales de seguridad, me valió para que me quisiese bajar categoría y horas de contrato, a lo cual, lógicamente, me negué. Esto me llevó a ser el trabajador de la empresa que se quedó en ERTE hasta el último momento.
 
Algo que llevo grabado a fuego, es una frase que mi jefe me dijo en la última conversación que mantuve con él en persona, sus palabras textuales fueron:
 
«Eres un gran trabajador pero, muy problemático».
 
Eso es lo que suele ocurrir cuando no das el brazo a torcer, cuando antepones tus derechos laborales, tu honor y el de un colectivo… Pasas a ser problemático.
 
Mejor gran trabajador y problemático con la dignidad intacta , que perder la dignidad y mis derechos.
A %d blogueros les gusta esto: