Cincuenta y tres. Ni uno más, ni uno menos.

Cincuenta y tres es el número de Convenios Colectivos de Hostelería existentes en España.

Veintidós. Sólo veintidós son los que ha día de hoy, 11 de agosto del 2020, no están desactualizados o denunciados.

Cinco. Jaén, Málaga, Burgos, Islas Baleares y Santa Cruz de Tenerife. Estos cinco Convenios provinciales serán los privilegiados que quedarán «en pie» tras el 31 de diciembre si nadie lo remedia. Y no parece que nadie lo vaya a remediar.

Debería ser una auténtica vergüenza para patronales hosteleras y secciones de hostelería de sindicatos, sin embargo, mientras unos alzan sus protestas al aire, otros sacan pecho por batallitas ganadas a pie de calle.

Batallitas por conseguir que paguen unas cuantas horas extras. ¿Y de qué sirve que un puñado de empresarios paguen esos conceptos, cuando son miles los que incumplen los convenios?

En ACYC, estamos hartos de decir, avisar, que se debe atajar el problema de raíz. Ganar esos casos, sin necesidad de pasar por juzgados, está muy bien, pero lo necesario es que se abonen los conceptos, como marcan los convenios, sin hacer pasar por traumas innecesarios a los trabajadores. Los culpables de todo el caos reinante en la industria hostelera, sin duda alguna, son, a partes iguales, patronales y sindicatos. Los hosteleros, son brazos ejecutores de ambos.

¿Qué normas, leyes o convenios, van a cumplir los hosteleros, cuando, ni unos ni otros son capaces de sentarse a negociar y actualizar convenios con más de una década de antigüedad?

Por medio se encuentran las únicas víctimas de esas batallitas, los trabajadores.

A un hostelero le sale a cuenta, y es un negocio rentabilísimo, no abonar las horas extras, nocturnas o festivos, por nómina, básicamente, porque en una reclamación, la mitad de las horas no podrán ser justificadas y será la palabra de unos contra otros.

Por otro lado, las reclamaciones a pie de calle de los sindicatos, tienen su contra, a pesar de conseguir el pago de las horas debidas. Si no hay sentencia judicial de por medio, el trabajador ni cotizará a la TGSS, ni tendrá la pertinente retención de IRPF por las horas que el sindicato en cuestión, haya conseguido cobrar. Por tanto, el fraude a ambas instituciones se sigue llevando a cabo.

En ACYC, hemos proclamado desde un principio, nuestra negativa a todo ese procedimiento. Estamos en contra del trabajo y cobro en B (dinero negro). Apostamos por la cotización del 100% del trabajo realizado, y que tengamos en nuestras nóminas, la retención de IRPF que nos correspondan.

Muchos entienden que, un hostelero que intenta hacerlo bien, o por el simple hecho de tratar bien a sus empleados, ya cumple el convenio. Nosotros nos negamos a entenderlo así. Respetar los convenios, es cumplir íntegramente los artículos que lo componen, sin excepción alguna.

Desde ACYC exigimos el cumplimiento del 100% de los artículos, de cualquier otra forma, no se puede entender como respetado.

Nuestra organización no exige, sino que pide, el cumplimiento de todos los Convenios de Hostelería y sus correspondientes Tablas Salariales. Sería estúpido por nuestra parte y así lo hemos expresado en múltiples ocasiones, exigir la actualización de dichos convenios, para que los hosteleros sigan incumpliéndolos y los sindicatos no pongan herramientas para su cumplimiento.

 

A %d blogueros les gusta esto: