Acyc

1592175 (Segunda Parte)

Más de millón y medio de almas aseguradas en el sector hostelero español. Datos recogidos de la web del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Por supuesto, a estos datos, habría que sumarle, todos aquellos trabajadores que nuestros honrados empresarios hosteleros no tienen asegurados, lo que haría que la cifra se disparase considerablemente. Esa cifra, como ha ocurrido en muchos meses del año o en otros años, superaría con creces, el millón setecientos mil trabajadores.
La hostelería, junto con el comercio minorista y mayorista, son los sectores que más trabajadores aglutinan en el mercado laboral patrio. La diferencia entre ambos sectores, radica en la explotación existente en la hostelería y, sobre todo, las condiciones laborales, explotación, precariedad y robos en conceptos salariales, a los que se ven sometidos los trabajadores del sector hostelero y turístico español.

Por desgracia, los trabajadores de la hostelería, están en manos de los mayores explotadores de nuestra Patria, no sólo explotadores, sino como demostraremos en éste artículo, además, defraudadores a la Agencia Tributaria y Tesorería General de la Seguridad Social. 

¿Cómo defraudan a ambas administraciones?
Fácil. Tienen muchas formas y cómplices, como he explicado en la primera parte. Los cómplices, necesariamente, son sus gestorías o asesorías, y por supuesto, asesores o gestores, quienes llevan las nóminas y contratos de los empleados. Por otro lado, tenemos a los sindicatos, ellos, junto a las patronales hosteleras, son los encargados de negociar y firmar los Convenios Colectivos, así como de velar por el cumplimiento de dichos Convenios, para ello, tras la firma de cada Convenio, se designa una Comisión Paritaria, que es la encargada de dicha vigilancia y, por tanto, cómplice de que los Convenios Colectivos no se cumplan.

Las formas de fraude, directamente, afectan a los trabajadores, todas en forma de impagos y contratos a la baja. Por un lado, tenemos los contratos realizados por categorías por debajo de las realmente realizadas, esto sería, contratar con categoría de ayudante de camarero, cuando en realidad las funciones realizadas son las de camarero. Por otro lado, tendríamos, hacer contratos por horas, jornadas parciales, cuando en realidad son jornadas completas (aunque siempre suelen ser mucho más que 40 horas semanales). De estas dos formas, el empleador/empresario/hostelero, siempre saldrá ganando, tanto en cuanto, el sueldo en nómina, el seguro del empleado y los impuestos pagados, serán más bajos, por tanto, más dinero quedará en su cuenta, ergo, menos cotizará el trabajador, menos IRPF declarará a la Agencia Tributaria y menor será su nómina, lo cual podrá ser o no compensado en dinero negro, dinero en B, por el empresario, cosa que para nada, beneficia al trabajador, pues para nosotros, los trabajadores, es mucho más beneficioso cobrar todo nominalmente y cotizar todo el tiempo trabajado.

Como ya expusimos, desde ACYC, a la Dirección Territorial de Inspección de Trabajo de Asturias, sólo en impagos por el concepto del complemento de nocturnidad, los trabajadores de la hostelería en España están dejando de ingresar, mensualmente, más de 120 millones de Euros. Esta cantidad no está sacada a vuela pluma, pues, está hecha con las cantidades que se deberían estar pagando, en concepto de nocturnidad según el Convenio Colectivo de Hostelería y Similares de Asturias, uno de los 5 más anticuados de España y que, dicho concepto, está actualmente, a un precio de 1,77 euros/hora nocturna. Tengamos en cuenta, además, que la tabla salarial de hostelería del Principado, data del 2012, última vez que fue revisada y, el Convenio, en ultra actividad por sentencia judicial del TSJA (Tribunal Superior de Justicia de Asturias), desde el 2016, por tanto, los sueldos y conceptos como las horas extraordinarias y horas nocturnas, están bastante desfasados y podrían o deberían ser más cuantiosos.

Por otro lado, siempre teniendo en cuenta esos 1.592.000 de trabajadores afiliados, según la web de la Seguridad Social, en el sector hostelero en su código de actividad CNAE-2009, 55 y 56, que corresponden a Servicios de alojamientos y Servicios de comidas y bebidas, respectivamente, también dejan de abonar, como bien es sabido por toda la población, las horas extras. 

Es un secreto a voces que no existe empresario en el mundo hostelero que abone hora extra alguna. Parece ser que abonarlas sería la ruina del empresario en particular y el sector en general, cuando al contrario de lo que se piensa, mejoraría la productividad y bajaría el paro considerablemente. Donde el trabajo y horas semanales y mensuales que realiza una sola persona, pasarían dos trabajadores a realizarlo. 

Pero, ¿Qué conlleva esto?
Que el empresario pasaría a tener dos trabajadores por puesto, dos seguros y dos contratos. Ocurre que, los empresarios de la hostelería, nunca han contemplado hacer frente a un gasto como ese, pudiendo explotar a un empleado, ¿para qué?

“Por qué debería contratar a dos trabajadores y pagar dos seguros… Si puedo hacer que un solo trabajador cargue con el trabajo de dos personas, con un contrato de media jornada, cobre y cotice una cuarta parte y le pague gran parte en negro, ¿ahorrándome así mi buen dinero?”

Esto es lo que hacen… Vayamos pues a la parte matemática y tomando nuevamente como base los más de millón y medio (1.592.000) trabajadores de sector y el precio que el Convenio de Hostelería de Asturias marca para las horas extras, 16,52 euros/hora extra. La cifra mensual, y aquí es imprescindible repetir y recalcar que, la cifra mensual que se deja de abonar a los más de millón y medio de trabajadores de la hostelería española y, que no tienen retenciones de IRPF ni cotizaciones a la TGSS y, por tanto, los hosteleros roban a sus empleados y defraudan, asciende aproximadamente a:

1.157.192.960€

Más de mil millones de euros mensuales que no tienen deducción alguna de impuestos, ni cotizan a la Seguridad Social. Más de mil millones, que nuestros trabajadores no ven llegar a sus hogares. Más de mil millones, que hay que sumar a los más de 120 no abonados y defraudados en horas nocturnas, mensuales.

Hablamos, de casi 1300 millones de euros mensuales. Desde el nacimiento de ACYC, siempre hemos dicho y denunciado que, un trabajador cualquiera de la hostelería española, deja de ingresar, de media, más de 800 euros mensualmente, sólo con estos dos conceptos, la media que nos da, es de 816 euros por trabajador. No hace falta ser muy listo para ver que la hostelería es un agujero negro dentro de la ya maltrecha economía española. No sólo hablamos de un sector que explota, esclaviza y precariza a sus empleados, sino que, además merma la capacidad de la hucha de las pensiones y servicios públicos, tales como la Sanidad o Enseñanza Pública, pues todos esos impuestos defraudados, no llegan a las arcas públicas, sino que se van directamente a los bolsillos de esos empresarios que roban, no sólo al obrero, sino que también a sus propios clientes y a todos y cada uno de los españoles. Aun, así las cosas, el Gobierno de coalición, con la presión de los socios morados, inyectó más de 7000 millones de euros a las empresas hosteleras patrias que, de patriotas, como pueden ver, no tienen absolutamente nada.

Nos han pedido arrimar el hombro en todas y cada una de las crisis que han asomado, que no asolado, por las puertas hosteleras, pero las condiciones del trabajador nunca han mejorado con las vacas gordas, solo han empeorado con las vacas flacas, de ahí que, con tantas crisis que hemos concatenado, las condiciones de nuestros compañeros se han ido quedado en nada y, a no más tardar, acabaremos pagando por trabajar.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: